Vacuna contra la gripe: cuándo conviene recibirla y qué cepa se recomienda en 2019

Con el tiempo cambiante pero lindo, pareciera que todavía no hay motivo para preocuparse por los dolores de garganta, las fiebres y la tos, esos síntomas de enfermedades respiratorias habituales en invierno.

Sin embargo, para quienes deseen beneficiarse con la vacuna antigripal el momento es ahora.

 

¿Qué es la gripe?

La gripe o influenza es una enfermedad viral que se transmite fácilmente a través de las gotas que se expulsan al toser, hablar o estornudar. Los síntomas clásicos consisten en fiebre alta, mialgias, cefaleas, odinofagia, tos seca y decaimiento. En las personas mayores estas manifestaciones pueden ser menos intensas.

 

¿Puede complicarse la gripe?

La gripe no es una enfermedad banal, sino que sus complicaciones pueden llevar a la hospitalización y a la muerte, especialmente en pacientes con más de un trastorno. En nuestro país todos los años se producen fallecimientos como consecuencia de la gripe, y en la mayoría de esos casos, se dan en personas con factores de riesgo para complicaciones, que no recibieron la vacuna antigripal.

 

¿Tiene tratamiento la gripe?

Sí, para su tratamiento se emplean antitérmicos, hidratación y reposo. En caso de pacientes con riesgo de complicaciones o en aquellos que se internan, se administran antivirales específicos y los antibióticos no están indicados en estos casos.

 

¿Por qué es importante la vacuna antigripal?

Por que es la principal herramienta para prevenir la gripe y evitar sus complicaciones. Debe aplicarse todos los años ya que el virus puede sufrir modificaciones o mutaciones frecuentes y la duración de la inmunidad se limita al año de su aplicación. Es una vacuna inactivada, segura y eficaz.

 

¿Quiénes deben recibir la vacuna?

Las recomendaciones nacionales de vacunación antigripal en la Argentina están dirigidas a disminuir las complicaciones de la influenza. Por este motivo los grupos a los que está dirigida la vacuna son aquellos con mayor riesgo de las mismas.

 

¿Qué otras medidas pueden ayudar a prevenir la gripe?

Si bien no reemplazan la vacunación, el lavado frecuente de manos con agua y jabón o con soluciones alcohólicas, cubrirse la boca con el codo al toser o al estornudar, ventilar bien los ambientes y mantener las superficies limpias, ayudan a prevenir la gripe.

 

«La circulación viral comienza a darse en el otoño, por eso es tan importante vacunarse entre los meses de marzo, abril y mayo»

Share:

Deja un comentario