Tips para tu primer año de paternidad

Tips FARMA 24 para tu primer año de paternidad

 

1. Convertite en el guardián del nido

Parece un título un poco grandilocuente, el punto es que, durante los días, incluso semanas después de nacer, mucha gente va a querer darle la bienvenida al bebé.  Esos también son unos días cruciales para tu bebé y su madre: los dos necesitan tiempo para descansar y para establecer la lactancia con tranquilidad.

Así que tu misión es dosificar las visitas e invitar a la gente a irse a sus casas tras un tiempo prudencial. La mayoría entenderá perfectamente que el bebé tiene que dormir, tomar la tete o estar tranquilo en casat. Y si no lo entienden, no pasa nada, simplemente es importante cuidar ese espacio en familia.

2. No podés amamantar, pero puedes hacer muchas otras cosas

Especialmente durante las primeras semanas, la  lactancia es un gran desafío para la madre, que además está recuperándose del parto. Así que, aunque de eso no te puodes encargar -lo que implica dormir mucho mejor por las noches- sí que hay mucho que podés hacer para disfrutar de tu bebé y ayudar a que la madre descanse lo que pueda.

Dormirlo, cantarle, cambiarle el pañal, bañarlo, preparar la comida, limpiar la casa, lavar la ropa, atender a la mamá cuando está dando la leche…De hecho, en la medida de lo posible,  es un gran apoyo que te encargues de todo lo que no sea dar la teta. Piensa que la agenda de la madre y el bebé es básicamente amantar y descansar.

3. La paternidad está en los pequeños detalles…

 

Los padres (nos referimos a padres y madres) nos preocupamos mucho sobre cómo queremos educar a nuestros hijos a nivel «macro», como dirían los economistas. Cosas sobre el tipo de educación que queremos darle, sobre la alimentación, sobre las «pantallas», sobre cómo debe dormir…

Pero aunque todo eso importante, al final la paternidad está en los pequeños detalles, en las cosas hechas con amor, desde un pañal cambiado con paciencia y sostén hasta un baño relajante o cómo lo calmás cuando se asusta o se lastima. Eso, y no lo otro, es lo que marcará la felicidad de tu bebé el primer año.

4. … y en la logística

El primer año de paternidad tiene mucho de intendencia, y gran parte de tu supervivencia dependerá de cómo gestiones esa logística: desde lo intrínsecamente necesario para el bebé -pañales, toallitas, ropa limpia del tamaño y estación adecuada, cremas, shampoo, toallas, sábanas, mantitas…- hasta lo necesario para ustedes, el resto de la familia -agua, comida y ropa limpia, principalmente-.

Aunque no puedas contar con ayuda externa en casa, programar los envíos de insumos de higiene para el bebé es una gran ayuda y evitará que tengas que salir de urgencia porque no hay más pañales.

 

5. Nada es para siempre

«Nada es para siempre» es un gran mantra durante el primer año de paternidad. El llanto, el sueño o el berrinche terminan, pasan. Si desesperamos solo incrementamos su potencia.

Los bebés evolucionan muy rápido y, aunque generalmente cada mes que pasa, todo es más fácil -y uno ya tienes más práctica-, no dan siempre todos los pasos en la dirección como uno tiene en mente.

Por eso «nada es para siempre» es una buena guía. Porque te consuela cuando parece que tu bebé encontró  una espiral que conduce hacia el infierno -porque no puede llorar eternamente ¿no?- y al mismo tiempo te recuerda que todo puede cambiar de la noche a la mañana cuando tu bebé come y duerme bien.

Bonus: ¡Disfrutá de cada momento!

Y lo más importante, disfrutá de estar con tu bebé. Jugá con él, mimalo, contemplalo, hablale, sostenelo. Porque el primer año se pasa volando, y en seguida vas a estar mirando fotos en el celular y diciendo con voz melancólica: ¿cómo y cuándo creció tanto?

Equipo Farma24Plus

Share: