EXCESO DE AZÚCAR

 

El primer alimento que recibimos es la leche materna, que se trata de un alimento tibio y dulce. Contiene casi una cucharada sopera de azúcar (lactosa) cada 100 cc. Los alimentos dulces nos transportan a ese momento idílico en el cual nuestra madre satisfacía dulcemente todas nuestras necesidades y estaba atenta a calmar nuestros miedos y molestias.

El azúcar estimula receptores en la lengua, generando a nivel cerebral una sensación de placer y bienestar, por lo que es habitual que busquemos en los alimentos dulces gratificación y refugio.

Los azucares añadidos a los alimentos, así como el azúcar natural en la miel y los jugos de frutas predisponen a la obesidad, la diabetes y el cáncer.

Según la OMS el consumo total de azucares no debe ser mayor que el 10% de la ingesta calórica diaria, equivalente a 5 cdas. soperas de azúcar (un vaso de jugo de frutas contiene la mitad de esa cantidad.

El consumo diario de azúcar de nuestra población duplica o triplica las necesidades, y gran parte de ese azúcar se acumula en el organismo como grasas, aumentando el riesgo cardiovascular.

En los ingredientes de los alimentos el azúcar aparece bajo distintos nombres tendientes a confundirnos: Azúcar, Sacarosa, Hidrato de carbono, Fructosa, JMAF (jarabe de maíz de alta fructosa), Dextrosa, Glucosa, Jugo de caña, etc.

Mira la etiqueta de los alimentos que comprás: los ingredientes se enumeran de más a menos frecuentes. Si dentro de los tres primeros ingredientes aparece alguno de estos nombres no lo compres.

Dr- Martin Gruemberg. Hacé Click Acá para anotarte en una clase gratuita con el Doctor especialista en familia.

Share: