Es importante que los chicos estén vacunados al iniciar la primaria

En los últimos dos años, el porcentaje de chicos que tienen el calendario de vacunación completo al ingresar a primer grado aumentó, superando el 90%. Desde los ministerios de Salud subrayan la importancia de vacunar a los niños y piden que no les perdamos el respeto a algunas enfermedades.

Preguntas y respuestas

1) ¿Por qué vacunarse?
Porque las vacunas protegen de enfermedades que pueden provocar complicaciones y ser graves.

2) ¿Qué enfermedades pueden prevenirse con las vacunas incluidas en el Calendario Nacional?
Difteria, tétanos, coqueluche, sarampión, tuberculosis, hepatitis A y B, infecciones invasivas por Haemophilus influenzae b, rubéola, paperas.

3) ¿Es importante el certificado de vacunas?
Sí, porque permite tener una constancia de las vacunas que recibe el niño. Es conveniente iniciar el registro cuando el niño nace y recibe sus primeras vacunas. Servirá para saber qué vacunas debe recibir y acreditar su estado de vacunación en el ingreso escolar o si cambia de pediatra

4) ¿Las vacunas son obligatorias en las escuelas?
Hay una ley nacional que establece que las vacunas son obligatorias y por eso las escuelas las piden, pero no se puede dejar afuera a un chico porque no esté vacunado. No hay nada escrito en ese sentido. Es, más bien, una recomendación.

5) ¿Es importante que los alumnos vayan a la escuela vacunados?
El cumplimiento del calendario de vacunas es fundamental en las aulas. Cuanto mejores sean las condiciones de salud, higiene y cuidado en los espacios de convivencia, más difícil será la transmisión de enfermedades con las que todos convivimos pero no adquirimos gracias a la vacunación.

Vacunas en los primeros años:

En el calendario de vacunas se establecen las edades en que deben aplicarse las vacunas. En los primeros años de la vida los niños son más proclives a adquirir infecciones y éstas suelen ser más graves también en esta etapa. Por eso, para determinar las edades de vacunación se tienen en cuenta los momentos en que hay mayor riesgo de adquirir la enfermedad pero, al mismo tiempo, el organismo del niño es capaz de desarrollar anticuerpos en respuesta a esa vacuna.

• El Recién nacido debe salir de la maternidad con las vacunas de hepatitis B y BCG aplicadas.
• A los dos meses se aplican la vacuna pentavalente (que incluye protección contra la difteria, el tétanos, la tos convulsa, la hepatitis B y las infecciones invasivas por una bacteria que se llama Haemophilus influenza b) y la Sabin oral (contra la poliomielitis); esta vacunas se repiten a los 4 y 6 meses.
• Al año de edad hay que aplicar la vacuna triple viral (protege contra sarampión, rubéola y paperas) y antihepatitis A.
• Al año y medio se completan con un refuerzo de vacuna cuádruple (que incluye protección contra la difteria, el tétanos, la tos convulsa y las infecciones invasivas por una bacteria que se llama Haemophilus influenza b) y Sabin. El refuerzo produce una elevación de las defensas que asegura la protección hasta el ingreso en primer grado.
• A los 6 años hay que reforzar la triple viral, la triple bacteriana y la sabin. La vacuna Sabin protege contra la polio, la Triple bacteriana (DPT) contra la difteria, tétanos, y tos convulsa y la Triple Viral contra el Sarampión rubéola y paperas.
• A los 11 años se aplican la vacuna antihepatitis B, la triple viral a los niños que no las hubieran recibido previamente y la triple bacteriana acelular (es una preparación algo diferente de la triple bacteriana que se indica a los seis años), que también tiene como objetivo reforzar nuevamente la inmunidad contra el tétanos, difteria y tos convulsa.
• Es necesario también proteger a los niños entre 6 meses y 24 meses contra la gripe.

Salud escolar

La vacunación es un derecho del chico y una obligación de la familia y del Estado. También es fundamental que los padres cuiden el carnet de vacunación, porque si se pierde a veces hay que duplicar vacunas. Además de las vacunas, es clave no enviar a los chicos enfermos a la escuela, algo bastante frecuente. El niño que tiene fiebre y no se siente bien no debe ir al colegio. Sabemos que a los padres a veces se les complica, por el trabajo y demás, pero se debe quedar en casa, por él mismo y para no contagiar.

Para el comienzo de clases, hay q cambiar hábitos. Cuando arranca la escuela hay que redefinir pautas y horarios de alimentación, sueño e higiene, para volver a acostumbrar a los chicos a otros ritmos.

Share: