Enfermedades eruptivas: rubéola, sarampión, varicela y otras

varicela

Con los meses de calorcito, llegan también las enfermedades eruptivas en los chicos. En la actualidad, gracias a la aplicación de las vacunas, son poco frecuentes.

¿Es una alergia o se trata de una eruptiva?

Frente a la aparición de manchitas y/o granitos en los chicos,  aparece en los padres la clásica pregunta: “¿contagia?, ¿puede ir al jardín?”. Comenzaremos diciendo que en las enfermedades eruptivas,  la erupción va apareciendo progresivamente (primero en un lugar, luego en otro) a lo largo de las horas o de los días. El chico casi siempre está decaído, tiene fiebre y habitualmente existe el antecedente de otro chico que lo contagió. En las alergias, la erupción aparece casi siempre “de golpe”, se intensifica con el abrigo o después de bañarse, dan mucha picazón, y mejoran con medicación antialérgica.

Varicela

Es la eruptiva más frecuente y la más contagiosa. Habitualmente aparece en septiembre, octubre y noviembre y se la reconoce por la aparición de ampollitas “de agua” que pican mucho, que se rompen con el rascado y se localizan sobre todo en cuero cabelludo, pecho y espalda. A veces cursa con fiebre muy alta y como es de origen viral, se cura sola, sin antibióticos. Desde la aparición de la vacuna en nuestro país cada vez es menos frecuente.

No es cierto que: la varicela deja de contagiar cuando se caen las costras, en lo que se transforman las ampollas. Es entre el 6° y el 7° día desde el comienzo, que los chicos pueden reintegrarse a sus actividades.

No es cierto que: los granitos de la varicela siempre dejan marca. Esto sucede cuando los  granos se sobreinfectan por rascado intenso, lesionando las capas profundas de la piel.

 

Escarlatina

Es la única eruptiva bacteriana, por lo que es tratable con antibióticos. Es causada por el estreptococo y puede confirmarse realizando un exudado de fauces. Comienza por una angina con  o sin placas, luego aparecen muchísimas manchitas  coloradas que se unen entre sí,  que a veces hacen que  toda la piel esté colorada. Al tocarla se siente como piel de gallina o rallador y pica mucho. Se acompaña de fiebre muy alta, dolor de cabeza, de panza y vómitos.

No es cierto que: es una enfermedad potencialmente grave, por las supuestas complicaciones cardíacas o renales. Esto sucedía, rara vez, hace 40 o 50 años atrás en la era preantibiótica.

 

Rubéola

En los chicos suele presentarse como una enfermedad banal; no así en la embarazada,  ya que en caso de contagio durante el primer trimestre, puede derivar en problemas cardíacos, oculares y auditivos en el feto. Como la vacuna es obligatoria (dos dosis: al año y a los seis años) casi ya no se ve. Cuando aparece se presenta con muchas manchitas en todo el cuerpo, fiebre, decaimiento, y sobre todo, ganglios inflamados en el cuello, nuca, axilas e ingle.

No es cierto que: casi toda erupción con fiebre es causada por la rubéola. Existe mucho “sobrediagnóstico” y es menos frecuente de lo que parece.

 

Sarampión

También se previene con una vacuna que se aplica junto con la de la rubéola y la de paperas, por lo que afecta a los chicos no vacunados y a los menores de 1 año. Aparecen manchitas rojas, muy pegadas unas de otras, dando el aspecto de “cara sucia”, extendiéndose luego por todo el cuerpo. Hay conjuntivitis, mucho moco y tos, y la afección pulmonar a veces es seria; es en estos casos la eruptiva más peligrosa para los chicos (sobre todo los más chiquitos).

No es cierto que: el sarampión habitualmente es una enfermedad grave. La complicación antes mencionada, es sumamente infrecuente.

 

Quinta enfermedad

Su nombre es “megaloeritema” y suele afectar a chicos “grandecitos”, casi siempre de primaria. Consiste en la aparición de manchitas sobre todo en mejillas (se parece a una “bofetada” ) y también en otras partes del cuerpo. Se presenta con dolor de cabeza, algo de fiebre, y casi nunca trae complicaciones.

 

Sexta enfermedad

Comúnmente afecta a chicos entre los 6 meses y  3 años, sobre todo en los meses de calor. Comienza con  2 a 3 días de fiebre muy alta (39/40º) sin ningún síntoma orientador y 12 a 24 horas luego de desaparecer la fiebre se ven unas manchitas rosadas, principalmente en la panza y espalda. A partir de este momento,  pueden  presentar hipotermia y estar muy irritables. Es la única eruptiva que “brota sin fiebre”.

No es cierto que: los pediatras diagnosticamos por igual a la 4º, 5º o 6º enfermedad. Como ven, el “exantema súbito” (así se llama la 6ª), es inconfundible de las otras eruptivas.

 

Es importante saber que los pediatras confirman el diagnóstico de una eruptiva en base a:

  • el contacto con un chico “que lo pudo haber contagiado”
  • qué vacunas tiene dadas el chico hasta ese momento.
  • el relato materno acerca de la secuencia de la aparición de los síntomas.
Share: