Cuidado de los ojos en primavera

Consideraciones para que tus ojos no sufran en primavera

La primavera llega acompañada de más horas de luz y de agentes alérgenos que pueden provocar una reacción alérgica en los ojos. Si bien una de nuestras preocupaciones ante una estación más cálida es la protección de la piel frente los primeros rayos de sol, no debemos desestimar el cuidado de los ojos.

Ponemos en el punto de mira los rayos ultravioletas, las alergias primaverales y el incremento de la actividad deportiva en esta época del año, y compartimos contigo estos consejos para que disfrutes de la primavera con la vista sana previniendo lesiones futuras.

Primavera y las alergias

Los agentes alérgenos como el polen, las esporas y los ácaros, que parecen multiplicarse en primavera, provocan enrojecimiento y picor en los ojos. Además de ver de forma borrosa, estos síntomas son molestos porque pueden derivar en conjuntivitis.

Nunca debemos dar por hecho que estas alteraciones son debidas a la alergia primaveral. Antes de tomar medidas por nuestra cuenta es imprescindible visitar al oftalmólogo para determinar las causas de dichas molestias. Una vez realizado el diagnóstico, prescribirá el tratamiento adecuado.

Las gafas de sol te protegerán ante las radiaciones ultravioletas pero también ante el polen. Tenlo en cuenta antes de salir de casa en las horas más problemáticas, a primera hora de la mañana y última de la tarde.

Primavera y la protección ocular

Proteger tus ojos mediante las gafas adecuadas no se trata tanto de una cuestión de moda como de una verdadera necesidad ante las radiaciones ultravioletas. No compres gafas cuyo origen desconoces o que no te aportan una garantía de calidad.

Para tu información, los filtros se categorizan de 0 a 4 según la luz que permite pasar la lente. Así, a mayor numeración, mayor protección nos ofrecerá según su capacidad para absorber los rayos UV. Verifica que tengan certificación de protección UV.

Por otro lado, ten en cuenta que unas gafas oscuras no implican que sean de mayor calidad.

Primavera y el deporte

En primavera se incrementan las actividades al aire libre, por lo que es imprescindible el uso de las gafas de sol. Tené en cuenta los dos factores que hemos comentado antes, ya que es esencial una doble protección: ante las radiaciones ultravioletas y ante el polen u otras partículas que pueden irritar tus ojos.

Si dentro de las actividades que vas a iniciar en primavera se incluyen los deportes acuáticos, evita usar lentes de contacto en el agua porque el cloro de las piletas los microorganismos pueden irritar tus ojos.

Finalmente, es preferible que las gafas de sol protejan también los laterales, sobre todo si vas a practicar algún deporte. Al adaptarse mejor al rostro impide que se filtre más luz que, al mismo tiempo, reduce el riesgo de accidentes provocados por deslumbramientos.

Share: