Actividad física y alimentación en otoño

actividad física

Actividad física y alimentación en otoño, dos temas de importancia para quienes desean mantenerse en forma y disfrutar de esta época del año que ofrece numerosas posibilidades para aprovechar la temperatura más agradable y comenzar o volver a entrenar a buen ritmo.

El otoño es además, una excelente época del año para preparar al organismo para afrontar el invierno, algo que es necesario hacer combinando ejercicio físico y alimentación adecuada, siendo también ideal para modificar el plan de entrenamiento y alcanzar objetivos más complejos o también comenzar a practicar un nuevo deporte y un plan alimenticio diferente.

 

Entrenamiento indoor

Un buen plan de entrenamiento puede implementarse a través de asistir al gimnasio 3 o 4 veces por semana, pero también es una buena elección la natación ya que existen clubes y locales donde existen piscinas cubiertas ideales para la práctica de aquagym.

Pilates es recomendable para quienes desean comenzar con una actividad física diferente y un entrenamiento que propone rutinas bien programadas donde la respiración y postura son protagonistas.

En el caso del spinning, un método de entrenamiento físico realizado con una bicicleta estática especial desarrollando ejercicio aeróbico y principalmente de piernas, siendo posible cambiar la frecuencia de pedaleo y resistencia, siendo un ejercicio que se adapta al nivel de quien lo practica, con el atractivo que al igual que las clases de aeróbic o aquagym se realiza con un instructor y música adecuada.

 

Entrenamiento al aire libre

Existen diferentes actividades físicas para realizar al aire libre aprovechando que la temperatura durante el otoño aún es agradable y permite por ejemplo disfrutar de las rutas de senderismo disfrutando además de diferentes parajes naturales.

Correr es otra de las actividades para practicar en esta época del año y que tampoco requiere de grandes gastos en equipo, solo es necesario un calzado adecuado y de ser posible un compañero para hacer más agradable la jornada.

Parques y espacios naturales dentro de la ciudad ofrecen el escenario perfecto para andar en bicicleta, uno de los deportes que gana cada año más seguidores ya que solo es necesario contar con una bici común sin mayores pretensiones que permitir dar largos y entretenidos paseos al aire libre ya sea de mañana o de tarde, un consejo a tener en cuenta hacer algunos ejercicios de calentamiento antes de comenzar y estiramiento al concluir.

Cualquiera sea el deporte elegido es importante abrigarse de manera adecuada, es decir por capas ya que esto ayuda a mantener un control de la temperatura corporal de acuerdo al clima e intensidad del ejercicio, ya que se puede ir quitando prendas a medida que va entrándose en calor.

 

Alimentación en otoño

La alimentación ocupa también un lugar importante durante el otoño ya sea para adelgazar algunos kilos que se han sumado durante las vacaciones o bien para mantenerse en forma pero con energía suficiente para las actividades diarias que deben afrontarse sumada al entrenamiento físico.

El plan alimenticio o la dieta de otoño estará compuesta principalmente por verduras y frutas de estación y cuanto más colorido el conjunto mejor. Por ello, se recomienda consumir espinaca, repollo tanto blanco como colorado, puerro, zanahoria y rabanito, mientras que entre las frutas más adecuadas son aquellas que aportan vitamina C al organismo tales como naranja, limón, pomelo, pera, manzana y kiwi.

Los platos de verduras se acompañarán siempre de una porción de proteína, ya sea carne de pollo, ternera, pescado o huevo y también pasta o arroz, además de preparaciones donde se utilicen verduras cocidas y lácteos bajos en grasas.

Incorporar también alimentos que aporten fibra al organismo, ya que esto mejora la digestión, añadir al menú diario nabo, rábanos, remolacha y alguna patata y fruta como el damasco, además de un té de hierbas que ayuda a mejorar el funcionamiento del intestino grueso.

Durante el otoño puede prepararse el organismo para afrontar el invierno en mejores condiciones, de allí que la dieta debe ser equilibrada, variada y natural evitando los alimentos altos en grasas saturadas y aquellos industrializados.

Por último, la hidratación no es algo reservado al verano cuando la temperatura alta reclama mayor ingesta de líquido, por lo tanto se recomienda beber agua durante el día y si se practica actividad física mantener la hidratación bebiendo antes, durante y después del entrenamiento.

Pensar siempre en estar activo y regalarse unos treinta minutos de actividad física por lo menos cuatro veces a la semana además de un plan alimenticio equilibrado y saludable hará del otoño una estación del año perfecta para reencontrarse con el bienestar.

Share: